Un corvette en tu muñeca. MIDO convierte un ‘muscle car’ en tu reloj favorito

Mido + Corvette: Commander Gradient se inspira en el muscle car y te contamos todo lo que necesitas saber sobre este gran encuentro.

Hay de dos. Si has llegado a estas líneas es porque o amas los automóviles deportivos y de gran motor, o te fascina la relojería. En cualquiera de los dos casos, apostamos porque la icónica colección Commander de MIDO no te es desconocida. El hombre Esquire sabe de precisión, estética, lujo y sofisticación. Y en tu universo, las constelaciones del automovilismo y del tiempo hecho máquina se unen, justamente, para crear una bóveda de exigencias y conocimientos muy específicos en cuanto a la unión de hombre-tecnología refiere. En todo caso, lo que necesitas saber en este momento es cómo MIDO ha solucionado dicha comunión.

Mido Corvette Commander Gradient auto
Foto: MIDO / Cortesía

Para su nueva versión del Commander Gradient, MIDO toma como referencia lo clásico, atemporal e icónico de los poderosos motores muscle cars. Nos presenta una pieza de relojería que conjuga exitosamente las verdaderas experiencias de liberad y estilo para el hombre actual. Un diseño con caballos de fuerza. Una máquina de belleza y exactitud.

Para esta adaptación, MIDO tomó inspiración del Corvette Stingray 1977. El muscle car número #1 de América.  Un modelo que, en su tiempo, fue uno de los autos más veloces del mundo. Una máquina de pasiones, potencia  y poderosas formas aerodinámicas.

Un auto que, especialmente, marcó un antes y después en el estilo de vida del hombre contemporáneo.

Te contamos más.

Corvette Stingray 1977

La silueta de este Corvette fue modelada a partir del Mako Shark II, diseñado por Larry Shinoda y bajo la dirección de Bill Mitchell. Este Chevrolet fue un vehículo deportivo producido por General Motors entre los años 1968 y 1982; específicamente, el del ’77 ya contaba diversos cambios, debido a leyes del momento y la crisis del ’73. Aunque el modelo de dicho año seguía perteneciendo a la tercera generación de corvettes, y sus motores y chasis fueron heredados directamente del Stingray original, éste ya contaba con carrocería e interiores totalmente nuevos.

Dato curioso: seguramente su potente silueta te trae recuerdos de cuando jugabas con los Hot Wheels. Y pues resulta que allá, por 1968, cuando la línea de coches de Mattel vio la luz por vez primera –aunque General Motors había hecho su mejor intento por mantener la aparición de su próximo coche en secreto–, Hot Wheels ya adelantaba cierta versión del Corvette a los niños (y no tan niños) de la época.

Mido Corvette Commander Gradient modelo
Foto: MIDO / Cortesía

Según la historia, debido a que Harry Bradley trabajó para GM poco antes de mudarse a Mattel, sacó copias de los planos del verdadero Stingray del ’68 y los usó como base para el modelo Hot Wheels.

Un hecho que funcionó de muy buena manera tanto para el marketing de Mattel como de Chevrolet, ya que generó gran entusiasmo entre niños y adultos aficionados a los automóviles.

Cabe destacar que en 1977 salió de la fábrica la unidad numero 500 mil del Corvette. Para su celebración, se rediseñó por completo el interior, contando con acabados y volante en piel.

Mido Corvette Commander Gradient carátula
Foto: MIDO / Cortesía

El estilo de MIDO sobre un clásico Corvette

Este nuevo diseño del Commander Gradient es una edición especial para México, con una producción única de 400 piezas.

Para traerlo a la realidad, MIDO fundamentó su propuesta en tres grandes pilares:

El nuevo Commander Gradient es #ÚNICO

Su carátula es única. Con cristal degradado y ahumado, ésta es una gran innovación estética en el mundo de la relojería. Una pieza única que llama la atención de cualquier mirada. Tal y como lo hacen las líneas inconfundibles de un auténtico muscle car americano.

El nuevo Commander Gradient es #ICÓNICO

La colección Commander, que el año pasado cumplió su 60 aniversario, es por excelencia un ícono en la relojería Suiza. Totalmente reconocible por cualquier amante de la relojería en el mundo. Esta identidad icónica halla en el muscle car #1 del mercado un digno símil de diseño y categoría.

El nuevo Commander Gradient es un lujo #MECÁNICO

El Corvette es una proeza mecánica de los años 70: su motor v8 con 300 caballos de fuerza lo convierten en una tradición de poder. Un valor que compagina con el Commander Gradient, un modelo de Calibre 80; movimiento automático de última generación que ofrece hasta 80 horas de reserva de marcha –el doble que un calibre regular–.

Commander Gradient es todo un muscle watch para un formidable muscle man.

La entrada Un corvette en tu muñeca. MIDO convierte un ‘muscle car’ en tu reloj favorito se publicó primero en Esquire.