Jagger, Hendrix y Morrison: Tres músicos con gran estilo

Analiza los looks de cantantes de rock más famosos de todos los tiempos. Leyendas de la música que llegaron a nuestros guardarropas. 

Por Ikerne Mestre

Mick Jagger, Jimmy Hendrix y Jim Morrison tenían varias cosas en común. Por supuesto que está su legado musical o el hecho de que los tres pertenecen al mítico Club de los 27. Pero además, estas estrellas del rock poseían un gran estilo que los acompañó y los ayudó a destacar a lo largo de su carrera.

Swagger Jagger

La leyenda viva de la historia del rock: Mick Jagger destaca por su singular voz y pasos de baile, pero también por su elección de vestimenta.

Un 12 de julio de 1962, en el mítico Club Marquee de Londres, debutaron los Rolling Stones. Con más de 200 millones de copias vendidas de sus discos, la banda es considerada la más longeva e influyente en la historia del rock. Como un álbum de los Stones, los looks del vocalista han resistido el paso del tiempo y siguen siendo referente de estilo e inspiración para muchos (Harry Styles por ejemplo).

Looks de cantantes de rock Jagger
Foto: Joe Bangay / Express / Getty Images

El pelo, los labios, las camisetas, los trajes… Mick Jagger es la encarnación del imaginario colectivo de una estrella de rock. Inconfundible e icónico, su estilo es reconocible al instante, aún sabiendo adaptarse a las distintas vanguardias de la época.
Desde sus primeras apariciones, Mick Jagger moldeo los códigos vestimentarios adaptándolos a la estética del glam-rock. Cultivando un look desaliñado, su estilo particular, andrógino y extravagante evolucionó de forma somática: el terciopelo en los 60s, el cuero en los 70 y el spandex en los años 80. Su indumentaria frecuentemente se veía influenciada por el estilo de sus parejas; incluso tomaba prendas prestadas del clóset de ellas, ayudando a redefinir la moda masculina. La línea de tiempo de su estilo es tan descaradamente desafiante como culturalmente relevante; incluso a sus 76 años, su fuerza en el escenario y sus atuendos siguen siendo tan relevantes e inspiradores como en sus primeros días. La vestimenta de Jagger, alejado de la figura de galán y siempre rodeado de ese espíritu rebelde son el ejemplo de que lo sexy se alcanza cuando se dejan atrás los prejuicios y el miedo. Si puedes bailar en él, póntelo; la moda es para divertirse.

The Hendrix Experience

Fueron sus prodigiosas habilidades como músico junto con su estilo heterodoxo, lo que lo hizo dejar este mundo como una leyenda. Aunque el apogeo de su carrera duró menos de 4 años, Jimi Hendrix es considerado como el mejor guitarrista de la historia del rock y un icono de la cultura pop que dejó un legado instrumental impulsado por las transgresiones de las cuestiones raciales y un activismo notorio contra la guerra.

Durante esos tres años y 362 días viviendo en Londres, Hendrix había conjurado –con su visión y sentido del sonido, su personalidad y genio– un paisaje sonoro extraordinario, de eso no hay duda, pero ¿De qué género estamos hablando? Sus
ritmos edificantes, exóticos y eróticos podrían bien adaptarse al Rock, R&B, funk, Blues o la Psicodelia. No debería sorprender entonces que su guardarropa se presentara con el mismo eclecticismo. El estilo de Jimi Hendrix es como mirar una pintura abstracta. Todo es una paleta que se yuxtapone a propósito. Como un cadáver exquisito, el intérprete mezclaba texturas, estampados y colores potenciando su vena lúdica y creativa. Era un cóctel de piezas bohemias barajado con la sastrería clásica, hallazgos vintage, prendas artesanales y una influencia militar (como ex militar él mismo). Sus riffs de guitarra eran tan intrincados e impredecibles como su vestimenta.

Looks de cantantes de rock Hendrix
Foto: Getty Images

Amaba el terciopelo y no le temía a los bordados o la pedrería. Tenía una afinidad por los detalles y las prendas lejanas; los motivos marroquíes, indios y gitanos complementaban looks ligeramente femeninos y completamente románticos que expresaban un estilo atemporal y ofrecían una mirada a su verdadera esencia.

The King Lizard

Tambaleándose entre la Tierra y algún otro reino espiritual mundano, el estilo de Jim Morrison capturó el zeitgeist de una época libre, rebelde e inquietante. El frontman de The Doors, un activista y un hombre de palabras, Jim Morrison hizo de su nombre una leyenda del rock desde el momento en que subió al escenario por primera vez.

Es recordado por ser uno de los músicos que marcó la historia del rock por su rebeldía,
personalidad y gusto por la poesía. Tomando prestado su nombre del libro seminal de Aldous Huxley The Doors of Perception (referencia a las propiedades expansivas de la mente de los psicodélicos), la banda saltó a la fama en medio de un terremoto cultural: el movimiento por los derechos civiles y la Guerra de Vietnam habían desencadenado a una generación entera entregada al activismo político, mientras que el rock y los psicodélicos señalaban el amanecer de la contracultura americana. Morrison y The Doors surgieron como figuras decorativas de este movimiento, llevando la poesía al medio del rock junto con una feroz reacción del establecimiento conservador.

Looks de cantantes de rock Jim Morrison
Foto: Michael Ochs Archives / Getty Images

Morrison es considerado como post-romántico, no solo por su estilo de vida, sino también por ser un gran poeta y un joven muy culto. Desde muy joven mostró su fascinación por la literatura y la poesía, influenciando sus canciones y llenándolas de referencias a la naturaleza, la exaltación de las emociones y la libertad. Su gusto por la poesía fue precisamente lo que le dio el apodo de “El rey lagarto”, pues comenzaron a llamarlo así por un texto de su autoría llamado The celebration of the King Lizard.

Su aspecto siempre mantuvo la esencia de su personaje; un híbrido entre el rock con su
blend de blues, la poesía, y las influencias psicodélicas que, además, mostraban una fuerte conexión con el misticismo.

Morrison desdibujó la idea de etiquetar la moda de género demostrando que todo era fluido. Su misticismo y sex appeal lo convirtieron en un icono estilístico de los años 60,
reconocido por su habilidad de lucir unos pantalones de piel (a diferencia de Ross Geller) y su larga melena desaliñada. Su guardarropas coincide con su reputación de chico malo y la imagen definitiva del rebelde romántico se completaba con su accesorio favorito: los cinturones de Navajo con conchos. La pasión de Morrison por el arte y las palabras, su sensibilidad romántica y su estilo de vida bohemio, se infiltró en la estética de esta leyenda musical.

La entrada Jagger, Hendrix y Morrison: Tres músicos con gran estilo se publicó primero en Esquire.