10 trucos para verte más atractivo sin gastar un solo centavo

¿Que se mueran los feos? No, por Dios. Siempre hay remedio y aquí tienes 10 lecciones para que tu sex appeal suba como la espuma.

El artículo Too Good to Be True? The handicap of High Socio-Economic Status in Attractive Males —publicado en la revista Personality and Individual Differences—hablaba, allá por 2007, del handicap que tienen los guapos con dinero. Así, sin medias tintas. Cuando un hombre tiene esas cualidades, ese atractivo global le permite tener una posibilidad más alta de mantener relaciones sexuales o entrar en el juego de la seducción fácilmente.

Pero, tal y como concluye este ensayo, las probabilidades de encontrar una relación estable son mucho más bajas que las del resto de los mortales. Esto tiene todo un sentido, el halo de perfección que rodea a esos hombres da a entender que va a ser más infiel al tener más demanda por el sector femenino. E incluso, el estudio arrojaba más luz en lo económico, ya que un estatus alto de los hombres puede causar un sutil rechazo si de lo que se trata es de tener una pareja de largo plazo.

La belleza o el atractivo, ya se sabe, son relativos. ¿La razón? Existen infinidad de factores intangibles que ayudan a hacer crecer eso que llaman sex appeal. Por eso, aquí te traemos los trucos que puedes emplear sin gastarte un duro. Ya que lo de no tener pasta no lo podemos solucionar —y mira que lo lamentamos—, aquí tienes un puñado de lecciones en las que, posiblemente, no habías reparado en ellas.

Dejarse barba

Empezamos con el más manido de todos y reconocemos que éste ya te lo sabías.

Una buena barba le queda bien a todo el mundo (matizamos lo de ‘buena’), porque puedes caer en el error de tener cuatro pelos y dejarlos crecer. Esto empeora el asunto.

El vello facial puede ser nuestro mayor aliado para disimular los labios finos, el espacio entre nariz y el labio superior si éste es muy grande, compensar volúmenes en la cara y marcar la mandíbula cuando no la tenemos muy definida o incluso algo de papada.

Jake Gyllenhaal
Foto: Kevin Winter / Getty Images

Raparse la cabeza (si el pelo ya escasea)

No en todos los casos, pero sí cuando la alopecia se ha instalado en tu vida y hay un 60 % de calvicie. Dejarse los pelos que quedan sueltos o incluso intentar hacer un falso flequillo o tupé con ellos para disimular las zonas sin pelo es terrorífico.

Los calvos son sexys y no tener pelo no está reñido con ser atractivo. Es una carta que si la juegas bien, ganas muchos puntos.

Un rapado denota seguridad, virilidad, y ese halo de «estoy calvo, ¿y?». El claro ejemplo de esto es Jason Statham.

Lavarse la cara (no mojársela)

No vamos a recomendarte cincuenta cremas ni a decirte que el éxito de una piel perfecta se basa en el precio de los productos. Pero sí que vamos a destacar algún gesto que quizás olvides.

Lavarse la cara: y no en la ducha como consecuencia de lavarse el pelo. Tampoco hablamos de mojarse; sino de lavarse. Es decir, masajear a conciencia con tu gel habitual (mejor, uno específico facial) de día para quitar toda la porquería acumulada y de noche por la misma razón. De esta manera, haremos que la piel respire, se renueve, oxigene y no acumule puntos negros, granos ni esté poco luminosa.

Exfoliarse: esto, si lo haces una vez por semana, eres el rey del mambo. No hay cosa más sencilla que fabricar tu propio exfoliante gratis con miel y azúcar.

La cara de Benedict Cumberbatch está suave como la de un neonato, ¿ves?

Benedict Cumberbacht
Foto: Getty Images

Fuera entrecejo

De verdad que la ceja no está bien. Tampoco es cuestión de ir a hacerte las cejas a un centro de belleza una vez al mes.

Pero tener una pinzas a la mano y cuando se ve un pelillo, arrancarlo, no está de más.

Oler bien

No a colonia, importante es la diferencia. Es decir, si llevas un perfume todo va bien, pero el meollo de la cuestión está en la base; de hecho, está debajo de la ropa.

Los hombres que huelen a limpio y tienen aspectos de ello, tienen medio camino ganado. El aspecto de dejado, los malos olores, etcétera… Tiran mucho para atrás.

Luego te preguntarás por qué no volvió a llamarte con lo guapo que eres… Chico… debajo del brazo…

Manos de gentleman

Aunque te cueste horrores, las uñas mordidas no le hacen ningún favor a tu aspecto físico global. Ya puedes ser un príncipe, que si tienes muñones como dedos, o las uñas demasiado largas (por no hablar de sucias), se acabó.

Tener estilo

Propio, con personalidad y onda. Porque ya puedes ser feo, pero puedes hacer mucho por cuidar tus looks y la ropa que te pones.

Si no sabes cómo empezar a construir tu armario te damos un consejo que nos vas a agradecer: vete por los básicos y colores monocromáticos.

Tres camisetas básicas, un cinturón marrón y otro negro y vaqueros estrechos.

Charlie Heaton
Foto: Getty Images

Ser seguro (o aparentarlo)

Estamos de acuerdo en que la personalidad supera al físico cuando hablamos de ser o no atractivos. Aunque si das con un opuesto u opuesta muy superficial, entonces no. Pero en la mayoría de los casos, una forma de ser que denote seguridad y la aceptación de quién eres puede serlo todo.

Sentido del humor

Reírte de la vida y de ti mismo es fundamental para atraer como la luz a las polillas. Los hombres grises, iracundos o amargados pueden ser perfectos genéticamente, pero ahuyentan a cualquiera que quiera estar a su lado a largo plazo.

Boca cuidada

Desde el aliento, la limpieza de los dientes, y su aspecto. No todos hemos nacido con la belleza bucal de Gerard Butler ni tenemos su presupuesto para ir a un buen dentista. Pero lavarse los dientes tres veces al día, tener un aliento fresco o no ir por la vida con los labios agrietados… Eso sí depende de nosotros.

Por Marichu del Amo

La entrada 10 trucos para verte más atractivo sin gastar un solo centavo se publicó primero en Esquire.